Cada vez es más común, encontrar  en la Web gran variedad de Blogs que tocan temas tan diversos que van desde compartir recetas de cocina, pasando por otros que cuentan las ventajas de ser Runner, hasta por ejemplo otros que tratan temas religiosos. Esta especie de “diario moderno”, le permite a cualquier usuario del Internet, difundir información sobre distintos temas de interés, mientras que a su vez, comparten su opinión y recomendaciones sobre esos temas.

Probablemente usted conozca al menos a una persona que escriba en un blog referente a cualquier tema sobre el cual tiene dominio y a la vez se ha preguntado: ¿Puedo yo también tener un blog? ¿Qué debo hacer primero, por donde comienzo?

A continuación repasaremos 3 puntos básicos para comenzar tu propio blog.

  1. Definir temática del Blog:

    Lo primero que debes tomar en cuenta antes de cualquier otra cosa, es tener claro sobre qué quieres escribir. A esa duda podrías darle respuesta, haciéndote a ti mismo primero otras preguntas, como por ejemplo: ¿Qué temas manejo con más facilidad? Si yo fuese el lector, ¿Sobre qué me gustaría leer? Una vez que hayas realizado esa introspección, es muy probable que tengas las ideas más claras e incluso, sientas más ansias de comenzar tu propio blog.

 

  1. Crear tu cuenta de Blog:

Una vez definida la temática, pasamos al siguiente punto que es la propia creación del blog. Existen una gran cantidad de plataformas que permiten crear un blog de una manera rápida, sencilla y sin necesidad de poseer grandes conocimientos sobre ello. Algunas de estas son gratuitas, mientras que otras cuentan con su versión gratuita y a su vez, una versión paga que incluye funciones adicionales. Entre las plataformas más utilizadas para crear un blog tenemos: WordPress, Blogger, Tumblr, Wix, Medium, entre tantas otras. Cada una posee características y cualidades diferentes, que puede servirle a una u otra persona, según sus expectativas.

 

3.Empieza a escribir:

Por último, la parte quizá más gratificante de todo este proceso, por fin comenzar a escribir. El inicio generalmente suele ser algo lento y difícil, mientras pasas por el proceso natural de adaptación en el cual debes entender que no escribes solo para ti, escribes para los demás, los que ahora serán tus lectores. Ahora debes tener claro, que no puedes complacer a todo el mundo, por lo tanto, no te preocupes si en algún momento te hacen críticas sobre algún artículo redactado, lo importante es seguir adelante manteniendo tus ideales y respetando siempre al lector.

Es importante además tener en cuenta, el hecho de que no todos los días son un buen día para escribir. Existen días en que la inspiración se encuentra a flor de piel y las ideas fluyen con mayor facilidad. Es por eso que bajo ningún motivo, debes presionarte y pensar que estás obligado a escribir diariamente.


Noticias Relacionadas